Tag

escritura creativa

Browsing
Photo by/ Foto por Albert Becerra

Los Espooquis Fantasmas en el campo

Por Kris Paul, Ivanhoe Sol

La superficie vidriosa del agua servía como un gran espejo que reflejaba las luces de las estrellas hacia ellos, no podría importarles menos porque ya no les importaba en absoluto. El riego por inundación es un proceso complicado que requiere abrir compuertas de agua, controlar los flujos en el momento justo para que todo quede sumergido a la misma profundidad, y muchas veces en las horas más oscuras de la noche.

Pánfilo observó cómo el agua llenaba el canal creado por los terraplenes de tierra. La luna brilló con su débil luz mientras menguaba hasta casi desaparecer, y las nubes se mantuvieron alejadas. La tierra olía a tierra fértil y un frío fresco cortaba el aire.

Un segundo, las luces de las estrellas y la luna estaban presentes, otro segundo ya no estaban. Su confusión, evidente en su rostro, lo encontró parado en un campo vacío. No hay agua. Sin comederos. Sin reflejos. Sin olores. Estaba parado en la nada.

El aire se volvió un poco más frío y su aliento se hizo visible mientras exhalaba un resoplido nervioso.

Hubo un golpe en su hombro. Se dio la vuelta.

Allí no había más nada.

“Soy yo…” sonó una voz temblorosa.

“¿Q-quién… quién eres?” logró chillar.

“YOOOOO…” rugió la voz.

“Yo-no conozco a nadie que se llame ‘Yo'”, respondió en voz baja, mientras deseaba desesperadamente que volvieran las luces. Deseando no estar solo. Deseando estar de vuelta en casa, en su cama, sin hablar con fantasmas llamados “Yo”.

No se encontró con nada más que un silencio inquietante. Dio un paso adelante y no llegó a ninguna parte.

Un suspiro pasó por su nariz, pero aún así no registró olores de tierra, ni sonidos de agua, nada más que nada.

“¿Eres el Cucuy?”

Nada.

“¿Hola?”

De nuevo, nada.

“Yo-yo sólo quiero ir a casa. Quienquiera que seas…” No escuchó más nada. “Tal vez entonces regresemos al trabajo, ja, ja…” se detuvo.

Anhelaba volver al campo, solo, sumergido en agua fría hasta las rodillas. Anhelaba volver al trabajo, que nunca pensó que sería algo que desearía tanto, pero está nada, este silencio de esa voz rugiente. Todos lo estaban helando hasta la médula. Se le erizaron los pelos de los brazos, se le tensaron los músculos y se le llenaron los ojos de lágrimas.

“Por favor, sólo quiero volver a trabajar. Por favor.” Cerró los ojos mientras suplicaba.

Una brisa aún más fría pasó por su rostro y abrió los ojos a su paso.

El olor a tierra volvió, el agua corriente se movía de una sección a otra y ya estaba de nuevo en el trabajo.